VIAJERO DEL SOL.

Foto: Jc.

(Viajero del Aire).

En el tapiz del suelo, pisoteas,
las ramas secas,
caminante, crujen resecas,
bajo el peso de tu huella.

En el murmullo del aire,
van repicando las notas,
que surgen verdes, que brotan,
y besan las ramas grandes.

Y está flotando en el viento,
la aurora de los sonidos,
andar del bosque perdido,
que va creando concierto.

Escucha el silencio, amigo,
que esta llenando el ambiente,
se mete dentro, se mete,
y se marcha contigo.

Escucha el silencio roto,
por los gritos naturales,
de todos los animales,
ocultos tras los matojos.

Eres viajero en las hojas,
eres peregrino en la pista,
eres nómada de aristas,
precipicios, cañadas y trochas.

Eres viajero del sol,
eres caminante que sabe,
que los viajeros del aire,
llevan aire en el zurrón.

Que has de cargar la mochila,
con las voces cariñosas,
y las palabras hermosas,
que dan sentido a la vida.

ALBA.

(El cielo despierta).

Nubes rojizas,
cielo amarillo,
perfil oscuro,
de la montaña,
así es el cielo,
cuando se levanta.

Un triste azulado,
que quiere ser luz,
difumina la noche,
pintando su mancha,
de blanco y de azul,
aparece el Alba.

Los tonos velados
se van dibujando,
contornos difusos
y oscuros se aclaran,
por un disco rojo
que caldea la mañana.

El sol es la vida,
la tierra, la casa,
el cielo es sombrero,
la fuente del agua,
amanece la luz,
y calienta el alma.