EL UMBRAL DE LA LUJURIA.

 Foto: Jc.

3º de 4.

 

EL UMBRAL DE LA LUJURIA.

 
El recuerdo no puede con el presente de ilusiones,
con el instante del clímax,
con el ardor y el afecto,
la lealtad y la vehemencia,
que nos estábamos dando.
 
Tengo tu imagen grabada en la retina,
tu voz, profunda, gimiendo ronca,
sensual,
erótica.
Tu cuerpo se retorcía de placer entre mis brazos,
respondía a mis caricias, como una gatita, ronroneando,
sintiendo…
 
Tu clítoris entre mis labios mojados
y tus pechos redondos,
perfectos,
erizados de placer
y deseo,
vibraban en un orgasmo rojo,
que me impulsó a penetrar en tu interior,
a sentirte pegada a mi piel,
fundida a mis sentidos,
abrazada a mi alma.
 
Y mis anhelos,
un mundo de sensaciones
y apetitos sexuales,
solo podía acabar en un clímax sensual y voluptuoso,
en un grito que voceamos, juntos,
desde el deseo infinito de nuestro amor.
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé)

SER O ESTAR PROSAICO.

Foto: M.Armero.
 
¿Por qué miras al infinito?, ¿qué razón te impulsa a perderte entre las nubes del horizonte?
¿Es una duda existencial?
Quizás sea de donde venimos o hacia donde vamos
Puede que te corroa la duda y que planee la incertidumbre por los montes de la confusión.
Puede que esté debatiendo internamente sobre los agujeros negros, o si somos la única especie inteligente del universo.
Le preguntaré
—Caballero —dije acercándome —, ¿me permitís una pregunta?
—¡Claro que sí! —respondió volviéndose hacia mi.
—Veréis, al verlo tan ensimismado, ¿me preguntaba sobre qué reflexionaba usted? era, acaso, ¿una disensión sobre el Big Bang? ¿La razón de nuestra existencia?… —dije, aventurando unas hipótesis.
El caballero sonrió, reprimiendo una carcajada —¡No señor! —ahora reía abiertamente —. Es algo mucho más prosaico, desde aquí se ve muy bien y gratis el Celta-Sevilla.
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé).
 

CON MUJERES.

Foto: Jc.
(con unos días de retraso…, celebrando el día de la Mujer).

(… y hombres).

Estimada Mujer, querida
amiga,

quizás sea por llevar en el vientre,
algo mas que las entrañas, por llevar
vida,

quizás por aquello de los hemisferios,
por la cultura, la genética, la costumbre, la
alquimia,

quizás por ser, mas que por estar,
por sentir, por amar, por las diferencias… sois tan
atractivas…

bienvenidas mujeres nuevas, brillantes,
independientes, seductoras, conscientes de ser
Lúcidas.

BIENVENIDAS…

… y bienvenidos,

hombres que pedís, sin querer quitar, sin pretender poseer,
para sumar, para él, para ella, para los hijos, para las
hijas…

hombres que pensáis en personas y no en géneros,
que queréis descubrir el territorio femenino de las relaciones
afectivas,

bienvenidos, porque buscáis, porque amais, porque os esforzais,
sin medir el sudor, sin alharacas, con una gran
sonrisa,

ah! … esa equiparación codiciada, para las mujeres, para los hombres,
para todos los que exploran, arriesgan, comprenden,
miran,

el sitio, siempre el sitio… si hubiera flechas… pero no,
solo caminos que se cruzan, pierden, encuentran,
disipan…

nunca abuse de una mujer… pero otros lo hicieron,
nunca pegué, pero pegamos, pegamos… y ellas… ¡joder, se
morían!

ya no vale lo que valía, es tiempo de exigir la igualdad,
y ha de venir de la escuela, de la sociedad, de nosotros, de la
familia,

tuvo que inventarse un día: el de la Mujer trabajadora,
(como si no lo fuera…) para poder acabar con él, ¡vaya
día!

pero es así y así debe ser, como vino la izquierda, tras la dictadura, para que viniera la derecha, cosas de péndulos… y de
política…

otro día hablamos de las malvenidas, de la infanta, de la Mato, del machismo, de las mascaras permanentes y de las de todos los
días,

otro día, que hoy quiero quedarme reflexionando,
sobre las mujeres nuevas y los hombres sin pausas pero
sin prisas.