EL UMBRAL DE LA LUJURIA.

 Foto: Jc.

3º de 4.

 

EL UMBRAL DE LA LUJURIA.

 
El recuerdo no puede con el presente de ilusiones,
con el instante del clímax,
con el ardor y el afecto,
la lealtad y la vehemencia,
que nos estábamos dando.
 
Tengo tu imagen grabada en la retina,
tu voz, profunda, gimiendo ronca,
sensual,
erótica.
Tu cuerpo se retorcía de placer entre mis brazos,
respondía a mis caricias, como una gatita, ronroneando,
sintiendo…
 
Tu clítoris entre mis labios mojados
y tus pechos redondos,
perfectos,
erizados de placer
y deseo,
vibraban en un orgasmo rojo,
que me impulsó a penetrar en tu interior,
a sentirte pegada a mi piel,
fundida a mis sentidos,
abrazada a mi alma.
 
Y mis anhelos,
un mundo de sensaciones
y apetitos sexuales,
solo podía acabar en un clímax sensual y voluptuoso,
en un grito que voceamos, juntos,
desde el deseo infinito de nuestro amor.
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé)

HABLAN LOS SENTIDOS.

Foto: Jc.
Cuando hablan los sentidos, gritan a los cuatro vientos como posesos, porque son capaces de ahogar la razón y alterar el equilibrio cotidiano.
Cuando hablan los sentidos, vuelven el alma del revés y tuercen el infinito, lo doblan y lo persiguen hasta que llega la explosión de colores y la armonía de las sensaciones.
 
 

(Hablan azul y gris…)

 
Duros los pezones, inquietos,
destetando la noche,
jugando a ser piel de otro,
me estas atando prisionero.
 
Verdes, verdes y negros,
limpios, claros, cambiantes,
profundos, cantarines,
grises, azul de espliego.
 
Como nace el alba, del rojo,
creciendo desde las sombras,
como el sol y la luz que explota;
así, así miran tus ojos.
 
Desde dentro danzan
me envuelven, me restauran,
inundan el aire, tiñen el aura,
y, finalmente, …me atrapan.
 
Y tu cuerpo que baila,
al son que tus ojos quieren,
como si estuvieras sola,
abstraída, ensimismada.
 
Se me va despertando el alma,
al rumor de tus caricias,
al mirar tu cuerpo
y sentir como me llama.
 
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé).

LA TARDE.

Foto: Jc.

(Recuerda que la poesía es al río de las palabras, lo que el erotismo es al río del sexo. J.Lamincal).

(Pintando en la piel).
Caminando.

Voy a escribir entre la siesta y la tarde,
las líneas verdes de tu cuerpo,
voy a pintar de rojo carne,
la línea rosa de tus besos.

Voy a estrellar mi boca en tus pezones,
para llenarme los labios con su miel,
voy a pintar palabras con mis dedos,
para escribirte versos en la piel,

Y enroscarme entre tus piernas de gacela,
para empujar al fondo de tu alma,
sintiendo el tiempo de tu abrazo,
y estallar contigo al mismo instante.

Porque quiero sentirte solo mía,
hacer el amor entre sollozos,
y caminar mirándote a los ojos,
para sentirte el resto de mis días.