POR EL CAMINO.

Foto: Jc.
El camino de la vida se desgrana solamente una vez, no hay posibilidad de retroceder, la marcha atrás no funciona, por eso hay que disfrutar cada momento. ¡Hacerlo con amigos es mucho mejor!
 

POR EL CAMINO.

 
Era un vaso a una nariz pegado
y era, después de recorrer una etapa,
Sahagun, un bar de tapas,
en medio del camino de Santiago.
 
—¡Un par de Murphy’s! —
dijo don Paco y añadió —. por favor.
Que todo puede ser menos olvidar la educación.
el del bar hizo mutis.
 
De vuelta trajo dos copones
de cerveza, de caramelo y malta
rellenos del sabor de Irlanda,
con dos c…orazones, como dos soles.
 
——Señores —dijo el camarero —
, ¡aquí tienen! —y añadió —
una buena elección,
¡que la disfruten, caballeros!
 
Y en esas estaban,
disfrutando haciendo el Camino,
a la mañana un par de huevos fritos
y «china, chano», pedaleaban.
 
Se perdían en los montes
entre un millar de peregrinos,
con Santiago como destino
y el sol como horizonte.
 
Una concha colgando
y un mojón transido
de nuestros deseos recién cumplidos
en medio de un chaparro centenario…
 
…y las manos en el hatillo.
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé)
 

PEQUEÑA HISTORIA DE VIDA.

Foto: Jcm.
En el día de mi cumple, no está de más tomárselo con humor¡¡
 

PEQUEÑA HISTORIA DE VIDA.

(Pepito y Cia.).

 
Ayamonte, casi en fiestas,
vibraba en tal ocasión,
que a la hora de la siesta,
estaba naciendo yo.
 
¡Canela en rama!, … dijeron,
(cause tanta admiración,
como una cuesta de enero,
larguirucho y pellejon.).
 
Seis de diciembre, ¡No miento!,
fue el día que me alumbró,
del año mil novecientos ..
cincuenta y cuatro … ¿o no?
 
… yo de entonces no me acuerdo,
con toda la precisión,
pero mi padre con tiento,
en el Registro lo anotó.
 
Tras Navidad, vino Reyes
y mi padre, previsor,
trajo caballos y trenes,
tebeos y un pistolón.
 
Había que ver a mi madre,
preguntarle, ¡con razón!,
… si se creía mi padre,
que yo ya era mayor … .
 
La risa no se aguantaba,
en aquella habitación,
doce cajas apiladas
y en medio la cuna y yo.
 
Y fue transcurriendo el tiempo,
a base de biberón,
desarrollando el cerebro,
al tiempo que algún chichón.
 
Con once meses, ¡ya estaba!
corriendo de tropezón,
jugando con la criada,
a los indios y al balón.
 
Con el año sin cumplir,
saludaba sin distinción,
al que veía por aquí,
por allá o de refilón.
 
Don Pepito, me llamaban
y armé tal revolución,
que cuando me paseaban,
la gente … salía al balcón.
 
Hasta un Alcalde, sincero,
me dijo en una ocasión,
¡El padre no es carpintero!,
… ¡pero el chico es un listón!
 
…Tiene aire de …¿payaso?,
…porque feo, es ¡un montón!,
pero es gracioso el muchacho,
¡… con esa nariz de porrón!
 
¡… Que porte!, ¡…qué dignidad!,
parecía un señorón,
con el gorrito de lana,
… ¡sin sombrero, ni bastón!
 
.
Autor: José Cruz Millana (JotaCé)

AMAR CON LOS OJOS ABIERTOS.

Foto: Jc.
¿Se puede ser amigo de una casa?
 

AMAR CON LOS OJOS ABIERTOS.

(A una casa de Ansó).

 
No he amado con los ojos abiertos,
he estado amando intensamente,
penetrando, entregando mi ser,
acelerando las urgencias, irracionalmente
y con los ojos cerrados, mirando sin ver,
casi como entregando, solo para recibir,
no por el placer de entregar… de conceder…
de tomar lo que no tengo…
quizás no era mi tiempo.
 
Vengo a decirte adiós, Conciencia,
para poder tenerte,
aunque luego no seas,
pero es el único sendero evidente,
el de soltar el lastre,
innecesario, imprudente,
de tu peso en mi mochila,
para tenerte presente,
porque quiero saber qué significas,
notando tu Ausencia.
 
Eres lo que fuiste y lo que no,
ilusión y fantasía, hasta delirios,
pero no llegaste a ser,
porque me quedé en el camino,
confuso, desorientado,
absolutamente perdido,
mi amor por ti permanece,
está en el vacío,
en la ausencia de ti,
donde te lloré, amigo mío,
ya no lo hago caserón,
ahora miro,
las lagrimas cegaron la visión
y llenaron de barros los caminos.
… Dios mío!
 
Y se ensuciaron las botas,
se hizo pesado el sendero…
tan pesado, que se cerraba,
que se llenó de espinos,
los matorrales tupieron las pisadas,
las hierbas pudieron con él
y los árboles extendieron sus ramas,
tapando cada recodo, cada trocha.
 
No fui capaz de encontrar,
ciego como estaba,
el sutil camino de la libertad,
no supe recorrerte sin poseer tus piedras,
no he podido disfrutar,
para después seducirte,
amar, no es apegarse, eso no es amar,
amar, es equilibrio, no asfixia,
amar no es idolatrar,
amar, no es morir por ti,
amar es Admirar,
… desde la distancia de amar.
 
Voy a entregar un ultimátum,
una promesa a mi mismo,
un órdago interior,
que no se donde lleva,
porque nunca anduve esos caminos,
pero estoy viendo luces,
estrellas que no estaban,
intuyo sensaciones,
que se anuncian con destellos,
veo horizontes azules
y quiero explorarlos,
conocerlos,
porque te veo a ti …
y me gusta lo que veo.
 
Todo esto conlleva riesgos,
el de perder lo que poseo,
pero… para que poseerlo, si no lo tengo,
eso solo son inseguridades, Miedos.
 
Quizás encuentre otros pasajes
y en ellos otros senderos,
quizás tu no estés en ellos,
ese es el riesgo,
la perdida,
pero allí estaré conmigo
y si me quiero, me sostengo.
 
Y, ya termino, ya termino…
me diste cobijo, techo y cama
y no supe quedarme, Ansó,
a veces venia y no estabas,
porque eres mas que piedras,
tejas y madera,
eres espíritu, fuerza y aliento,
llevas la energía en tus venas de leña,
puse esfuerzo para crear contigo y en ti,
para llevar al cielo ese duende que tienes,
para moldear tu ser,
con la paleta de mis sentimientos,
pero quise tanta identidad,
que puse en peligro tu propia existencia,
las médulas traveseras,
tu sustancia.
 
Vengo a decirte adiós,
en un hasta luego prolongado,
que lleve la despedida al otro lado,
al de las bienvenidas del “con Dios”.
 
Ahora te dejo con tu esencia,
buscando mis principios,
entregaré mi coraje al viento,
para volver algún día,
tranquilo, sereno, si es que llego
y gozarte, sin revolver tus entrañas…
Ah! … y darle un beso a tu dueña.
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé)