DE REPENTE UN ROCE.

 Foto: Jc.
Hay personas que pasan por tu vida sin pena ni gloria; otras no.
 

DE REPENTE UN ROCE.

 
Estaba la noche en el borde del alba y el otoño en los alberos dorados del invierno.
El bordón de la guitarra vertía sonidos al viento y las voces escoltaban sus arpegios, cuando vino.
Y llegó de pronto, sin quererlo, sin aviso. Como llegan las sorpresas, en emboscadas de querencias.
Fue como la brisa tardía de las dunas, como el sol cuando se entrega al horizonte o las olas cuando besan los labios de la playa…, fue dejando su sabor en la arena mojada.
Fue suave, fue presente y fue caricia, un roce que despierta los sentidos. Como el agua al caminante, un regalo a mano abierta, con los dedos engarzados en el aire.
Así fueron tus besos.
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé).

SABOREANDO.

Dibujo sobre madera: Jc.

(Cuanto puede dar de sí un beso… Si pudiéramos congelar un momento y recrearnos en los pensamientos, conseguiríamos la anatomía de ese instante).

(Tus besos).

Me muero de ganas de besarte,
dije,
y tus ojos dijeron: adelante
y esperamos.

Se acercaba el algodón de tus labios
a los míos,
manteniendo ese momento alado
en el aire,
cerca de tu boca, esperando,
te miré,
me miraste y nos miramos
de frente.

Me muero de ganas de besarte,
dije,
y de nuevo tus ojos dijeron: adelante
y fuimos.

Como una suave caricia
somera,
un arrumaco, una brisa
cercana,
vino el acuerdo sin prisas,
saboreando
tus labios, tu sonrisa,
y tus besos, siempre tus besos.

BESOS.

(Muchos Besos).
Siempre besos.

Ella me robo, un beso con permiso,
una noche de fiesta, sin luces ni testigos.

Besos de azabache,
¡ay! besos dormidos
besos con enganche,
besos distraídos.

Y fue tan breve, tan lleno de color,
que soñé con él y la boca que lo dio.

Hay besos más mojados,
besos escurridos,
besos empapados
besos exprimidos.

Un pico mojado, suave, que destila sabor,
delicias que me hacen, buscarlo con pasión.

Besos que supieron,
besos que han sabido,
besos que se fueron,
besos que se han ido.

Ella me miraba y casi lo sabía,
que estaba encantado y que ya no me iba.

Besos de regalo,
besos sin sentido,
besos amargados,
besos con cariño.

Ella me enseñaba, rincones de su vida,
caballos desbocados, caminos de alegría.

Besos, muchos besos,
besos que han querido,
besos siempre besos,
besos que han huido.

Sus ojos, sus miradas, sus pechos, su cadera,
su noche y esas piernas, que empiezan y no acaban.

Besos mas pausados,
besos repentinos,
beso apresurado,
besos distinguidos.

Ella me empujaba, con los brazos abiertos,
al borde de su cama, al cielo del abismo.

Besos con exceso,
besos comedidos,
besos, siempre besos,
besos escondidos.

Trozos de batallas y la melancolía,
ella me esperaba, yo la perseguía.

Besos transgresores,
besos consentidos,
besos violadores,
besos forajidos.

Desde que viniste, desde que te tengo,
labios que se rozan, labios que son besos.

Besos muchos besos,
hay besos mordidos,
besos siempre besos,
besos poseídos.

Labios que han probado, labios con sentidos,
labios recatados, labios relamidos.

Besos desbocados,
besos contenidos,
besos encontrados…
besos que has perdido.

Tu labio una imprudencia, tu labio un desafío,
tu boca un disparate, tu boca un desvarío.

Besos de ilusiones,
besos emotivos,
besos de pasiones,
besos encendidos.

Y en la memoria, besos que no olvido,
besos del recuerdo, los tuyos y los míos,

y en el deseo, besos sin frontera, besos perseguidos,
besos anhelados, besos de mañana, los mas queridos

Besos, muchos besos,
besos decididos,
besos siempre besos,
besos con destino.