SER O ESTAR PROSAICO.

Foto: M.Armero.
 
¿Por qué miras al infinito?, ¿qué razón te impulsa a perderte entre las nubes del horizonte?
¿Es una duda existencial?
Quizás sea de donde venimos o hacia donde vamos
Puede que te corroa la duda y que planee la incertidumbre por los montes de la confusión.
Puede que esté debatiendo internamente sobre los agujeros negros, o si somos la única especie inteligente del universo.
Le preguntaré
—Caballero —dije acercándome —, ¿me permitís una pregunta?
—¡Claro que sí! —respondió volviéndose hacia mi.
—Veréis, al verlo tan ensimismado, ¿me preguntaba sobre qué reflexionaba usted? era, acaso, ¿una disensión sobre el Big Bang? ¿La razón de nuestra existencia?… —dije, aventurando unas hipótesis.
El caballero sonrió, reprimiendo una carcajada —¡No señor! —ahora reía abiertamente —. Es algo mucho más prosaico, desde aquí se ve muy bien y gratis el Celta-Sevilla.
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé).
 

A LA DISTANCIA DE UN PASO.

Foto: Jc.
Lleva el aire la distancia desusada de un abrazo, la sonrisa de un nuevo año y recuerdos… sobre todo recuerdos.
 
 
 
A LA DISTANCIA DE UN PASO.
 
Me gusta el vuelo alegre de tus ojos cuando miran, porque ríen.
Y el toc toc de tus pies enfundados en camperas, porque suenan seguras.
Y tus manos cuando se expresan, porque bailan.
Y esos labios que besán cuando hablan, porque saben que decir.
Y ese cuerpo que se mueve como con música, porque sabe estar.
Y me gusta el entrecejo, lleno de silencios, que pintas en tú casa cuando piensas, porque lo llena todo y lo llena bien.
 
Pero sobre todo me gustas tú, con los oscuros y los claros, porque son parte de ti y de ti sale la esencia que me envuelve y me ilusiona, el aroma que quiero respirar.
Sólo echo en falta el tiempo para disfrutarlo, un tiempo que no acabe, que se entretenga en mis labios y envuelva mis sentidos, llevandose mi alma de paseo.
Y esa falta a veces me puede… A veces me nubla y me hiere, porque tú eres la esencia de mi vida.
 
La ausencia, tú ausencia, me llena de nada la ilusión.
Contigo, conjugar el verbo amar, no es sólo juntar, es unir el alma al cuerpo, fundir espíritus, sumar, desear sin poseer.
 
Han pasado muchos meses, demasiados, desde la última vez que nos vimos y sigo abriendo los ojos con tú nombre bailando en el aire.
 
 
 
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé).

JAZZ BAND…

 Foto: Jc.

Las sorpresas llegan cuando menos lo esperas. Después solo tienes que cuidarlas.

 

 

JAZZ BAND…

 
Llevaba la melena larga, roja, ondulada; la piel fresca de los veinte años y el corazón en la punta de los dedos. Como su talento, escanciado en el borde de los labios.
 
Era delgada, quizás en demasía, pero escondía un secreto. Enseguida se vio.
 
Estaba allí, subida al escenario, confundida entre la banda, mirando, más que oyendo, las notas del piano, la sustancia del jazz, concentrada en el infinito de su música.
 
De pronto, dio un paso al frente, hacia el público, y, sin verlo, comenzó a cantar. Su voz llenó espacios vacíos, desnudó las ondas de ausencias, ocupó la orilla del contrabajo, y saltó, con los palillos, por la piel de la batería.
 
Estuvo acompañando al saxo, sumergiéndose en la riqueza de sus tonos hasta que, poco a poco, se fueron apagando todos los instrumentos, convirtiendo sus notas en murmullos de fondo, y los murmullos del fondo en silencios.
 
Él pensó que no estaba allí por casualidad, que haber salido a cenar y que en el restaurante tocara una orquesta, no era simple azar.
 
También pensó que ella no cantaba porque si, sino porque el tiempo le había regalado esa coincidencia.
 
Y acariciando el sonido con los ojos, disfrutó del momento, tal como estaba aprendiendo a hacer, mientras la voz se iba haciendo carne y salía del escenario.
 
Su última nota se quedó flotando en el aire, llenando la noche de sentido.
 
 
Así fue como llegaste a mi vida, despaciosa y lentamente¸ como de puntillas, derramando arpegios en mi corazón, mezclando acordes de tu cuerpo con tus manos y cantando con tus ojos armonías que llegaban al alma.
 
 
Autor: José Cruz Millana (JotaCé).